HISTORIAS
Vaimberg Salvadó – Diseño a ritmo de adagio.

Studio Shito da un paso al frente e inicia, 7 años después, una nueva etapa con el nombre de Vaimberg Salvadó, los apellidos de las dos fundadoras. Sus clientes se han ido afianzando y el equipo liderado por las arquitectas Dasha y Marta ha ido creciendo. Una evolución natural fruto de un trabajo duro, constante y entusiasta.

 

 

vaimberg-salvado-arquitectas arquitectura entrevista slowkind-destacada

 

 

Con esta nueva etapa se confirma vuestra filosofía del trabajo en equipo. ¿No es así?
El trabajo en equipo es lo que más valoramos desde que dejamos de ser solo dos personas en el estudio y se incorporaron Alba y Laia. Las ideas entre nosotras cuatro fluyen, se combinan y crecen. Cuando nos topamos con decisiones opuestas es sumamente enriquecedor y demuestra que todas queramos dar más, encontrar el mejor detalle, la mejor combinación y llegar al mejor resultado posible. Somos cuatro personalidades con una base de entusiasmo muy parecida pero con objetivos y maneras de trabajar muy distintas. Según el proyecto que entra en el estudio tenemos clarísimo quien es la persona indicada para liderarlo.

¿La sinergia y el dinamismo son imprescindibles para vosotras? ¿En qué sentido?
Son la base de nuestro funcionamiento. Para ser capaces de crear espacios y adecuarlos a las necesidades del cliente es necesaria una mente plástica, que permita ir y volver, hacer y deshacer, ser permisivo y flexible a los cambios, a los imprevistos en la obra y a las ideas cambiantes del cliente. La sinergia entre las distintas disciplinas y entre las cuatro mentes del estudio es lo que enriquece nuestros proyectos.

Empezasteis en un momento de crisis, pero crecéis y maduráis cuando el sector no sigue en su mejor época. ¿Cuál es la clave para este crecimiento?
Avanzamos a pasos pequeños, pero firmes y con la seguridad de poder controlar el crecimiento día a día. Empezar en tiempos de crisis nos benefició, hizo que creáramos un estudio multidisciplinar, abierto a muchas áreas del diseño y nos empujaba a decir “sí” a todo nuevo reto y luego buscábamos las herramientas necesarias para sacarlo adelante.

 

 

vaimberg-salvado-arquitectas arquitectura slowkind-entrevista-01

 

vaimberg-salvado-arquitectas arquitectura slowkind-entrevista-02

 

 

¿Seguís con un enfoque que incluye retail, reforma particular, hoteles, restaurantes y arquitectura efímera?
Sí, no estamos cerradas a ninguna área. Siempre que haya que repensar espacios, a diferentes escalas, ahí estamos: ¡Dispuestas a trabajar!

¿Cuál es vuestra concepción de la arquitectura?
Siempre hemos entendido la arquitectura como todo aquello que nos rodea, los espacios en los que vivimos y que nos abrazan, la naturaleza que genera lugares, luces y sombras, los elementos que nos facilitan la vida día a día…

Ahora incluso tenéis proyectos como la reforma del parque acuático Aquadiver, en la Costa Brava. ¿Cómo se gestiona un proyecto así?
La verdad es que este proyecto está siendo todo un reto. Cuando llegó al estudio literalmente sentimos que nuestra cabeza tenía que dar un giro de 180º, salir de nuestra zona de confort y aprender un nuevo vocabulario. Cambiaron las reglas del juego. Un usuario muy particular, un uso estacional… nos dieron los inputs que necesitábamos para proponer una paleta de colores a la que no estábamos acostumbradas. Es un proyecto que está siendo pura frescura y diversión, como si los toboganes nos dieran movimiento y agitaran las ideas.

 

 

vaimberg-salvado-arquitectas arquitectura slowkind-entrevista-03

 

vaimberg-salvado-arquitectas arquitectura slowkind-entrevista-04

 

 

¿Cómo enfocáis el trabajo dependiendo de si se trata de una empresa o un cliente particular?
Nuestro proceso creativo y de trabajo es el mismo, lo que sí cambia mucho es el feedback del cliente. Para el particular hacer una obra es un proceso emocional en el que se mezclan dinero, deseos y miedos. Nuestro trabajo tiene que poder acompañar todas las fases arquitectónicas y de diseño, que son muchas y muy variadas. Construir y tirar paredes no es una tarea ligera, cambiar los espacios en los que la gente habita o a los que está habituado genera varias emociones que hay que poder digerir al ritmo que la maza derruye o los ladrillos se amontonan. Las empresas, siempre que no sean pequeñas y familiares, funcionan de manera muy distinta. Sus objetivos siempre rondan la efectividad, el tiempo, el dinero. No por ello el proceso es frívolo, hay otros factores de máxima eficiencia que hay que poder coordinar y no siempre se solucionan únicamente con un buen calendario de obras.

¿Qué creéis que hace reconocibles vuestros proyectos?
La verdad es que no lo sabemos… Eso sí, nos han dicho varias veces que hay proyectos que se nota que los hemos hecho nosotras. Queremos pensar que, sin quererlo, de modo inconsciente, nuestra manera de trabajar se impregna no solo en los resultados sino en todos los procesos. Siempre nos hemos adaptado mucho a los clientes y a sus necesidades, especialmente en los proyectos de vivienda privada; al fin y al cabo los propietarios son los usuarios de esos espacios y que se sientan cómodos es el objetivo principal.

 

 

vaimberg-salvado-arquitectas arquitectura slowkind-entrevista-05

 

vaimberg-salvado-arquitectas arquitectura slowkind-entrevista-06

 

 

Vuestra trayectoria avala este mimo al trabajar, en toda fase.
Las obras son procesos largos en los que muchas veces hay que tomar decisiones rápidas, cambios de orientación y/o a nivel presupuestario. Es un proceso difícil para los clientes que hacen una obra por primera vez. Como los acompañamos es parte de como trabajamos.

¿Y la perennidad de ese trabajo?
En los detalles queda impregnado el proceso de la obra, algunos clientes lo recordaran más, otros menos, pero durante un tiempo formamos una parte muy intensa de sus vidas y nosotras no nos desprendemos de ello, nos hace entusiasmarnos, crecer, rectificar… Todo ello para poder hacerlo mejor la próxima vez.

Actualmente, ¿lleváis a cabo más proyectos de arquitectura o de interiorismo?
Los proyectos se equilibran mucho, tenemos una manera de trabajar en la que no sabemos pensar en una parte sin resolver la otra. Creamos de una manera global, entendemos nuestro trabajo como arquitectura a diferentes escalas. El espacio es un “todo” que se define por todo lo que representa, lo que lo compone, sus luces y sus sombras, sus olores, sus colores y sus materiales. No hay espacio que exista ajeno a su entorno. Es importante el contexto para poder redefinirlo y recomponerlo.

 

 

vaimberg-salvado-arquitectas arquitectura slowkind-entrevista-07

 

 

¿Qué dificultades pueden aparecer si hacéis sólo una parte del proyecto, arquitectura y/o interiorismo, y la otra la ejecuta otro despacho?
Pensar en global un proyecto ayuda a proyectar imaginando unas luces, unos colores y unos materiales concretos. La verdad es que hasta la fecha no nos hemos encontrado en la situación de hacer solo una parte del proyecto. Por un lado nos parece que puede ser enriquecedor contar con el trabajo de otro equipo, pero habría que probarlo para poder opinar.

Tras 7 años, ¿seguís con la misma filosofía?
Cada proyecto es un mundo. En el estudio nos sentimos muy cómodas con un estilo que nos diferencia. Hay proyectos que se imaginan rápido y se crean casi con los ojos cerrados, siguiendo nuestra concepción particular. Pero, por suerte, siempre aparecen clientes que nos proponen retos, salir de la zona de confort e incluso nos dan vía libre. Cuando eso sucede y tras el vértigo inicial, tenemos un equipo valiente que se crece ante toda situación. La reacción del equipo cada vez que entra un proyecto nuevo es muy emocionante, ¡ahí es donde ves que la máquina se pone en marcha!

 

vaimberg-salvado-arquitectas arquitectura slowkind-entrevista-08

 

vaimberg-salvado-arquitectas arquitectura slowkind-entrevista-09

 

 

A nivel de Diseño de Interiores, ¿qué no puede faltar nunca en un hogar?
No creemos en un listado de imprescindibles. Hay que conocer a cada cliente para poder personalizar el proyecto al 100%. En el estudio detectamos quien ha liderado un proyecto porque todas tenemos nuestras pequeñas señas personales, así como debilidad por algunos elementos imprescindibles en cada uno de nuestros proyectos.

Por último, ¿Estáis ya trabajando a nivel internacional? ¿Os gustaría?
Lo cierto es que con el tipo de trabajo que tenemos y el exhaustivo seguimiento que hacemos de nuestras obras no es muy fácil concebir el día a día en la obra a distancia. Pero el tiempo dirá, ¡nos queda mucho recorrido!

 

 

vaimberg-salvado-arquitectas arquitectura slowkind-entrevista-10

 

Queremos agradecer a las arquitectas Dasha Vaimberg y Marta Salvadó el tiempo que nos han dedicado para poder realizar esta entrevista.
Si queréis saber más de su trabajo podéis visitar vaimbergsalvado.com

Share Post