HISTORIAS
Marc Monzó – Joyas con voluntad de síntesis.

 

Tras estudiar en la Escola Massana de Barcelona, las creaciones de Marc Monzó han adquirido fama internacional, hasta el punto de recibir el que está considerado como el máximo galardón en joyería contemporánea europea, el Premio Françoise van den Bosch. Hace pocas semanas ha recibido también el Premi Ciutat de Barcelona. Actualmente compagina su trabajo individual en su taller del Poblenou barcelonés con la dirección creativa de Misui.

 

marc-monzo-joyero-misui-entrevista-slowkind-foto-destacada

 

 

A los 18 años entraste en la Escola Massana. ¿Qué motivó que te decantaras por la joyería?
Quería ir a la Escuela Massana para aprender algún oficio, pero no tenía claro cuál. Mi abuelo y mi madre habían ido a esa escuela y yo tenía un buen recuerdo de lo que explicaban sobre su formación allí. Fui a visitarla y, al ver el taller de joyería con las mesas, las pequeñas herramientas, tuve claro que quería estudiar en aquellas clases. Fue más el interés de aprender las técnicas para trabajar a escala mínima que el hecho de estudiar joyería. Desde la infancia me ha apasionado la aproximación hacia el objeto en su dimensión más pequeña. Fue después, con el tiempo, que apareció el interés hacia las joyas.

Utilizas oro, plata o diamantes pero también cobre, alabastro, aluminio o acero ¿Hay algún material que no pueda usarse en una joya?
Los materiales propios de la joyería están por alguna razón. El oro, por ejemplo, es muy apreciado por su ductilidad y no se oxida. Pero, a la vez, se pueden hacer joyas con infinidad de materiales. Algo que me parece interesante es que cada material conduce a unas formas y hay que estudiarlo bien para aprender los lenguajes formales de su materialidad.

 

 

marc-monzo-joyero-misui-entrevista-slowkind-01

 

marc-monzo-joyero-misui-entrevista-slowkind-02

 

 

En una ocasión manifestaste que “una joya con diamantes y platino no es mejor que una de cartón”. ¿Cuál es, pues, el valor de una joya?
No hay normas absolutas ni nada que se le asemeje. Lo importante es transmitir algo. Con platino y diamantes puedes hacer una pieza que no tenga ningún valor o que tenga mucho. El valor lo aporta el trabajo que se haya hecho con él.

¿Cómo calificarías tus creaciones?
Creo que todas mis piezas tienen una voluntad de síntesis, de materializar algo con pocos materiales.

Eres el primer joyero español galardonado con el Premio Françoise van der Bosch, máximo reconocimiento en joyería contemporánea europea. ¿Qué significó en tu carrera ese reconocimiento?
Fue una gran sorpresa porque es un premio al que no te inscribes, se trata de un jurado que se reúne cada dos años para escoger a un joyero. Me hizo también mucha ilusión porque otros profesionales del sector a los que admiro lo habían recibido anteriormente. Asimismo, supone un empujón promocional y te da la oportunidad de hacer una exposición individual en un museo holandés. Este oficio, como muchos otros, tiene un punto de aislamiento, de camino solitario y, de repente, el premio te permite compartir el trabajo con un público mucho más amplio y te da fuerzas para continuar trabajando.

 

 

marc-monzo-joyero-misui-entrevista-slowkind-03

 

marc-monzo-joyero-misui-entrevista-slowkind-04

 

 

Eres más conocido en los países del norte de Europa y en Japón que en España. ¿Cuál crees que es la causa?
En el norte de Europa las artes decorativas se ha mantenido muy vivas. Hay mucho coleccionismo y la población en general tiene mucho criterio y un ojo entrenado capaz de leer los objetos. Esto ocurre también en Japón, donde la mayoría de la población, si le enseñas una cerámica, sabe interpretarla, apreciar los pequeños detalles. Creo que mi trabajo ha encajado con los lenguajes estéticos que gustan a estas dos culturas.

 

marc-monzo-joyero-misui-entrevista-slowkind-05

 

marc-monzo-joyero-misui-entrevista-slowkind-06

 

 

Desde 2015 eres director creativo de Misui, una división de la histórica Unión Suiza. ¿Cómo combinas ese trabajo colaborativo con tu otra faceta, la de creador de joyas en tu taller del Poblenou barcelonés?
Todavía estoy buscando el equilibrio entre ambas. Hacía años que pensaba que me encantaría poder entrar en el mundo de la alta joyería, porque hay una serie de códigos formales, de materiales, que siempre me han gustado. De repente apareció este proyecto y todo se materializó de un modo muy natural. Por otro lado, el oficio de un joyero dentro de su taller es de cierto aislamiento y poder formar parte de un proyecto con otros profesionales es fantástico. Tengo la oportunidad de trabajar en equipo y con técnicas y materiales a los que no tenia acceso en mi taller.

Un objetivo de Misui es repensar el concepto de lujo que empareja a lo real y la autenticidad. ¿Puedes explicarnos ese concepto?
Forma parte de la filosofía de Misui, que nació como una editora de joyas y de joyeros, de forma que bajo un mismo paraguas hay una serie de diseñadores, cada uno con su propio lenguaje, que desarrollan colecciones para la marca. Hemos tenido que analizar el concepto actual del lujo y asociarlo a materiales auténticos. En los últimos años en el mundo de la joyería se han utilizado materiales tratados, como las piedras, y nosotros trabajamos únicamente con las que son reales, sin tratamientos, ni con temperatura, ni irradiadas para conseguir un color más intenso. Lo mismo ocurre con los metales, no usamos oro blanco porque necesita un baño de rodio para que luzca. En su lugar utilizamos plata o platino que no necesitan ningún baño. Pensamos que, actualmente, esto ya es un lujo por sí mismo.

 

marc-monzo-joyero-misui-entrevista-slowkind-07

 

 

Eres también presidente de la sección de Diseño del Colegio de Joyeros de Cataluña. Desde ese puesto, ¿cuál es la situación actual de la joyería artística autóctona?
En Cataluña hay muchas escuelas, llenas de joyeros con ganas de hacer cosas y con talento, pero la situación del comercio está en un momento de cambios por varias razones, como la introducción del mercado online y los cambios en el modelo de tienda/retail. Todo está cambiando constantemente, de modo que, cuando se llega a la conclusión de un análisis, esta caduca muy pronto. Sin embargo creo que es un momento de buenas oportunidades, que hay futuro en la joyería por el talento que hay en las escuelas, a pesar de cierta desconexión entre ese talento creativo y el mercado. Aquí es donde el Colegio tiene una tarea importante a hacer: conectar todo este talento con el comercio.

Este año has recibido el premio Ciudad de Barcelona y eres el primer joyero en recibir este galardón. ¿Cómo te sientes?
Me hace mucha ilusión. Es un momento de celebración y de compartir que contrasta con el día a día habitual en que estoy solo en el taller. Desde 1997 estoy haciendo piezas y casi siempre he ido exponiendo y presentando mis trabajos en el extranjero. De repente, poder compartir con la gente de tu ciudad tu trabajo y recibir un reconocimiento en casa es ilusionante.

Para acabar, ¿algún material que no hayas usado y que te gustaría emplear en un futuro?
Tal vez, más que con materiales, con técnicas. Me gustaría acercarme a los mecanizados y a los torneados, entre otros procesos.

 

 

marc-monzo-joyero-misui-entrevista-slowkind-08

 

 

Queremos agradecer a Marc Monzó el tiempo que nos ha dedicado para poder realizar esta entrevista. Para saber más sobre su trabajo podéis visitar su web marcmonzo.net

 

Share Post