La Unité d’Habitation – Marsella
Fotografía, Storytelling

Un jardín, una terraza con vistas al mar, una galería de arte, un gimnasio, un centro médico, una calle comercial y 337 viviendas.

La Unité d’Habitation, situada al sur de Marsella, y proyectada por Le Corbusier junto con el arquitecto y artista portugués Nadir Afonso en los años 40, es un enorme bloque de hormigón en medio de un extenso parque de cuatro hectáreas.

La Ciudad Radiante, como también era conocido el edificio, se orienta al este-oeste y carece de aberturas hacia el norte. Un edificio bañado por la luz, que rompe con la lógica de los edificios cercanos para aprovechar al máximo las horas de sol.

Se trataba de un proyecto experimental e innovador de vivienda colectiva, pensado para los habitantes de Marsella que habían sido desplazados tras los bombardeos de la segunda guerra mundial. L’Unité fue pensada como una ciudad dentro de otra ciudad. Le Corbusier proyectó la relación entre vivienda y calle, de manera que los residentes pudiesen acceder a toda una serie de servicios sin tener que depender del exterior, dotando así al edificio del equipamiento necesario para el desarrollo tanto de la vida social, como de la vida privada.

Ideada a partir del principio del Modulor, se buscó potenciar la relación entre las personas y el espacio vital. Una “ciudad jardín vertical” considerada como una de las grandes obras de la arquitectura del siglo XX. Llevando al límite la reivindicación de libertad, Le Corbusier fue mas que un arquitecto, un filósofo de la arquitectura.

“Es un orgullo, un honor y una alegría entregarles la Unité d’Habitation, la primera manifestación de un entorno adecuado a la vida moderna… Construida sin restricciones. Hecha para el hombre, hecha a escala humana.”

Charles Édouard Jeanneret-Gris, Le Corbusier.

Fotografía Eia Sánchez