CasaOrganica-JavierSenosian-MonicaCasugas-Slowkind_1
Casa Orgánica – Ciudad de México
Fotografía, Storytelling

En Naucalpan de Juárez, ciudad colindante a CDMX, se encuentra la Casa Orgánica (1984), diseñada y pensada por el arquitecto Javier Senosiain, mayor exponente de la ‘Arquitectura Orgánica’.

El proyecto nace a partir del impulso del arquitecto de construir una casa donde hubiese un equilibrio entre la naturaleza y el ser humano, un lugar que nos recordase a la calidez del vientre materno. Para de esta manera, poder habitar un espacio acogedor donde sentirnos seguras y conectadas con el entorno.

Casa Organica-Javier Senosian-Monica Casugas-Slowkind_1
Casa Organica-Javier Senosian-Monica Casugas-Slowkind_2
Casa Organica-Javier Senosian-Monica Casugas-Slowkind_17
CasaOrganica-JavierSenosian-Arquitectura-CDMX
Casa Organica-Javier Senosian-Monica Casugas-Slowkind_4

La casa se inspiró en la forma de un cacahuete, dos espacios ovalados con luz natural pensados para distintos momentos del día. El comedor y la cocina como espacios diurnos y la habitación, el vestidor y el baño, imaginados para vivirlos de noche. El camino que conecta las dos estancias lo dibuja un túnel en penumbra que busca provocar la sensación de llevarnos al interior de la tierra, al lugar para el descanso. Aunque una vez allí, la naturaleza de los alrededores siga siendo vista desde el interior a través de sus grandes ventanales.

Casa Organica-Javier Senosian-Monica Casugas-Slowkind_5
Casa Organica-Javier Senosian-Monica Casugas-Slowkind_19
Casa Organica-Javier Senosian-Monica Casugas-Slowkind_18
Casa Organica-Javier Senosian-Monica Casugas-Slowkind_7

Javier Senosiain, antes de empezar un proyecto estudia el terreno para aprovechar al máximo su forma e intervenir el entorno lo menos posible. Tanto es así que el arquitecto desestima las líneas rectas para regresar a la curva de la naturaleza y las primeras construcciones, cuando las cuevas, los iglús o los refugios se modificaban lo más mínimo para insertarse en el terreno con tan solo pequeños cambios.

Casa Organica-Javier Senosian-Monica Casugas-Slowkind_6
Casa Organica-Javier Senosian-Monica Casugas-Slowkind_14

En la Casa Orgánica, las paredes curvas se convierten en mesas, sillones o estantes. Los muebles siguen formas que se amoldan a los cuerpos de las personas. La visita a la casa se hace descalzo, el suelo está cubierto por una suave moqueta de color arena que nos acompaña en un andar gustoso.

Casa Organica-Javier Senosian-Monica Casugas-Slowkind_11
Casa Organica-Javier Senosian-Monica Casugas-Slowkind_9

El espacio exterior está protagonizado por un gran jardín con buganvilias y un tiburón situado en la parte alta de la casa, donde el arquitecto ubicó un estudio con vistas al Parque de los Remedios.
No es fácil percatarse de que mientras andas por el jardín y sus montículos, estás realmente andando encima de la casa. Una alfombra de césped cubre el techo y permite mantener una temperatura interior estable, entre los 18º y 22º, durante los 365 días de año.

CasaOrganica-JavierSenosian-Arquitectura-CDMX
Casa Organica-Javier Senosian-Monica Casugas-Slowkind_16

“El ser humano no debe desprenderse de sus impulsos primigenios, de su ser biológico. Debe recordar que él mismo proviene de un principio natural y que la búsqueda de su morada no puede desligarse de sus raíces; es decir, debe evitar que su hábitat sea antinatural”.

Casa Organica-Javier Senosian-Monica Casugas-Slowkind_13
Casa Organica-Javier Senosian-Monica Casugas-Slowkind_12
Casa Organica-Javier Senosian-Monica Casugas-Slowkind_10
Casa Organica-Javier Senosian-Monica Casugas-Slowkind_8

Gracias al equipo de gestión de la Casa Orgánica por dejarnos descubrir des de dentro la arquitectura de Senosiain.


Fotografía
Mònica Casugas