Historias
Damián Ribas, arquitecto y navegante.

Nunca me hubiera imaginado que el deporte de la vela tuviera algo que ver con la arquitectura. Damián Ribas capitanea en sus ratos libres un maravilloso velero clásico, el Alba. Me habla de juegos de fuerzas, de planos de carrera, de precisión absoluta y me doy cuenta que su pasión por la arquitectura se extiende a todas las cosas importantes de su vida. Después de nuestra conversación sentí que salía mas “humildemente” sabia en mis conocimientos de arquitectura. Y es que conversar con Damián se convierte en un rato entrañable. Te lanzas a hablar con él de tú a tú, a dar tus opiniones por muy naïves que sean. Damián no juzga, te escucha, deja que estemos los dos al mismo nivel, aunque por supuesto él esté a años luz de mí. Y eso, lo hace aún más grande. 

 

damian ribas arquitecto slowkind estudio 02


Siempre te has preocupado por integrar tus edificios en el entorno más cercano. En este sentido, ¿cómo planteas cada proyecto?
Nosotros utilizamos siempre materiales de la zona. En un entorno frío como la Cerdanya siempre se ha utilizado la pizarra para las cubiertas y la piedra laminada horizontal para las fachadas. En el Empordà, las cubiertas son de cerámica, las piedras tienen otras tonalidades, y la inclinación de las cubiertas es mucho más baja al no tener que soportar el peso de la nieve. En la costa se utilizan materiales claros, más soleados, con influencia mediterránea.

La arquitectura sostenible parece estar de moda.
Es verdad, pero para mí la diferencia más importante es si esa arquitectura sostenible es perdurable en el tiempo. Puedes escoger opciones muy tecnológicas pero muy caras, como podría ser una placa solar, o puedes escoger hacer un diseño que en sí ya sea sostenible y que perdure en el tiempo. Combinar los dos sería lo idóneo.

 

damian ribas arquitecto slowkind estudio-03


Sé que te apasiona el deporte de la vela. ¿Es puro disfrute o tiene alguna relación con tu trabajo?
Pues en mi caso tiene mucho que ver. Me fascina estudiar cómo se saca el máximo partido al diseño de la herramienta del deporte que sea (si son barcos, la vela, si es el tenis, la raqueta) para que cuando esté en movimiento tenga una función óptima. Es exactamente lo que hacemos en la arquitectura, diseñamos para que algo tenga la mejor función posible.

Ya veo que hay un paralelismo total.
Además, en la competición de vela los arquitectos tenemos una ventaja, y es que podemos tener una visión espacial global del campo de regatas. Es muy útil para la táctica, saber dónde te encuentras dentro del campo de regatas. Es como si te elevases a 200 metros y pudieras ver el plano en su totalidad.

 

damian ribas arquitecto slowkind estudio-04


¿Cómo es tu obra Damián?
Quiere ser una arquitectura amable, acogedora, sencilla, atemporal y funcional.
Me gusta la armonía de formas y huyo de las extravagancias.

¿Los clientes saben lo que quieren?
Hay de todo. Pero lo que más me gusta es que se impliquen, que me reten. La buena sintonía es un campo para la creatividad. El resultado es un producto diferente y el proyecto es mucho más interesante.

 

damian ribas arquitecto slowkind comedor-05

 

damian ribas arquitecto slowkind comedor-06


Un proyecto que te gustaría realizar algún día.

Me gustaría diseñar un barco. Es el diseño que más te exige porque no hay nada gratuito, todo está ajustado en espacio, es multifuncional. Es la optimización del diseño.

¿Cómo crees que ha ido evolucionado tu estilo?
Sigo creyendo en lo que creía hace veinte años, lo que sí tengo es experiencia. Eso te da más herramientas constructivas y te permite llegar más lejos en los proyectos, pero siempre sin perder la relación al lugar. Yo siempre he creído en el uso de la arquitectura tradicional modernizándola, coger lo que es interesante del pasado y aportar lo que hay hoy. Estamos haciendo una arquitectura globalizada cuando cada sitio tiene climas y materiales diferentes.

 

damian ribas arquitecto slowkind dormitorio-07

 

damian ribas arquitecto slowkind dormitorio-08


En el 2007 empezaste a colaborar con el estudio de arquitectura brasileño Cotrim, ¿con qué nuevo retos te has encontrado al trabajar en un nuevo país?
Me lo he tomado más como una gimnasia creativa. Para los proyectos allí, nosotros solo hacíamos las primeras ideas, las puramente creativas, la parte más divertida. Por otra parte Brasil tiene cosas absolutamente nuevas: un clima exuberante, otros materiales, otros sistemas constructivos y una normativa mucho mas flexible. Y sobre todo unas dimensiones enormes que dan rienda suelta a la creatividad.

Un sitio al que siempre te gusta volver o en el que encuentras inspiración.
El pabellón Mies van der Rohe. Simplemente voy, me siento y contemplo. Sus patios y el silencio que impera me conmueven profundamente.

 

damian-ribas-arquitecto-slowkind-cocina-10

 

¿Quién te ha influido más en todos estos años?
Mi padre, he tenido mucha suerte de haber podido trabajar con él mucho años. Y sin duda Coderch, creo que es mi gran referente. Me siento muy identificado con toda su estética. El uso que hacía de los materiales tradicionales y locales, y cómo los actualizaba en sus diseños. Fue un gran innovador de la arquitectura, hizo las casas habitables, pensadas para las personas. Y eso es lo que intento hacer yo.

 



Queremos agradecer a Damián Ribas el tiempo que nos ha dedicado. Podréis saber más sobre él leyendo nuestra entrevista en diarioDESIGN y visitando su web.

Share Post