Historias
Un día en el Andreu Carulla Studio.

Andreu Carulla y su equipo, nos reciben en su estudio de Banyoles (Girona) un lluvioso viernes de diciembre. Se trata de una antigua casa de pueblo rehabilitada, rodeada de árboles y de campo. Un lugar alejado del bullicio de la ciudad, idóneo para evadirse y dejar volar la imaginación. Nos cuenta su pasión por el diseño que empezó siendo niño, interesado por entender cómo funcionaban las cosas y descubrir que los objetos se podían reparar o transformar. Este joven catalán lleva ya 10 años creando y produciendo esculturas útiles de las disciplinas más transversales. Una de sus colaboraciones más innovadoras y fructífera es la que mantiene con los hermanos Roca para su restaurante El Celler de Can Roca.

 

ANDREU-CARULLA-STUDIO-DESIGNER-SLOWKIND-00

 


Para alguien que nunca ha oído hablar de ti, ¿cómo te definirías?
Me definiría con los típicos adjetivos de diseñador: curioso, observador, etc. Pero, según mi mujer, soy demasiado competitivo, muy desordenado, bastante caótico (pero sin perder el control), improvisador y amante de las zonas de no confort. Me gusta explorar, investigar y aprender.

Y como diseñador, ¿Qué hace de ti alguien diferente? ¿Qué te motiva?
Creo que todos somos singulares gracias a que a lo largo de nuestras vidas hemos tenido estímulos y experiencias muy distintas. Por lo tanto, cuando creamos algo desde la subjetividad lo hacemos todos de forma distinta. Lo más bonito de nuestra profesión es que nos permite crear. Es un ejercicio de libertad que difícilmente va a converger con otros. Me motiva todo lo nuevo, lo desconocido. También la calidad, la búsqueda de nuevas soluciones y cuanto más sencillas mejor. Me motiva el hacer, el crear. He trabajado muchas horas en muchos proyectos distintos. Intento aprender en todos y aportar algo en cada uno de ellos.

 

ANDREU-CARULLA-STUDIO-DESIGNER-SLOWKIND-03


¿Cómo es un día de trabajo en tu estudio?
Depende mucho del día o incluso de la semana o el mes. En general hay un ambiente tranquilo pero sin pausa. Trabajamos mucho, empezamos a las 8 de la mañana y terminamos a las 7 de la tarde. Los viernes son especiales ya que hacemos desayunos / tertulias con amigos artistas, arquitectos u otros diseñadores y así tenemos un momento con todo el equipo para comentar lo que nos ha estimulado durante la semana. Todos tenemos nuestros blogs, revistas y redes favoritas y hacemos puesta en común. Siempre tenemos música ambiente, poca luz y a Rita, nuestra perrita, que cuando no ladra al cartero está durmiendo o buscando las caricias de Marc.

 

ANDREU-CARULLA-STUDIO-DESIGNER-SLOWKIND-02

 

ANDREU-CARULLA-STUDIO-DESIGNER-SLOWKIND-04


Cuando diseñas, ¿crees que haces objetos que solucionan problemas reales más allá de ser estéticos?
Esto es muy relativo ya que para alguien poder abrir el parasol cuando el mástil está tocando a la pared no es un problema real y nosotros diseñamos un parasol que te permite hacerlo. El mercado actual está sobresaturado de productos y parece que cada día nos tenemos que esforzar más para aportar suficiente valor a los objetos para que realmente valga la pena producirlos. Puede que el problema real a solucionar es la forma cómo estos se producen. Tenemos que buscar formas alternativas de producción y acceso a los productos que necesitamos.

 

ANDREU-CARULLA-STUDIO-DESIGNER-SLOWKIND-06


¿Nos puedes hablar de tu trabajo con los Hermanos Roca?
Conocí a Joan Roca en el bautizo del hijo de un amigo común en 2009 y desde ese momento nuestra colaboración ha ido in crescendo. El trabajo que hacemos para El Celler de Can Roca y todo su entorno es muy especial ya que es pura creatividad. Ellos no ponen límites, al contrario, me empujan para llegar aún más lejos. La última pieza que hemos hecho, el “Tocaplats”, es un plato inspirado en el ciborg Neil Harbisson que, mediante una antena implantada en la cabeza, escucha los colores. Cada color corresponde a una nota definida por la longitud de onda del color. De esta forma, Neil, que ve en blanco y negro, puede distinguir los colores. De la misma forma, el plato lee los colores de la comida que se pone encima y lo traduce en música. Esto le permite a Jordi Roca crear sinfonías a partir de la comida. Suena muy complejo pero en directo es, simplemente, mágico.

Cuál es el lugar más curioso donde se te ha ocurrido una idea que luego se ha plasmado en uno de tus diseños y se ha producido.
Cenando con mi familia, ¡y ya van dos veces! El primero fue gracias a mi hija, que le encanta dibujar. Le propuse dibujar unos cubiertos y han acabado usándose para los postres de El Celler de Can Roca. Ahora estamos acabando ya la producción de nuestro último diseño, de nuevo otro cubierto, pero en este caso inspirado en mi hijo.

 

ANDREU-CARULLA-STUDIO-DESIGNER-SLOWKIND-08


Si no fueras diseñador, ¿A qué te gustaría dedicarte?
Me es difícil de imaginar. Me gusta modelar por lo que igual podría ser carpintero o pastelero. Por suerte, me gano lo vida haciendo lo que más me gusta.

 


 

Queremos agradecer a Andreu Carulla y a su equipo, el tiempo que nos han dedicado para poder realizar esta entrevista. Podréis saber más sobre él y adquirir sus diseños en andreucarulla.com

Share Post