enero 2018

Pablo Juncadella es uno de los fundadores de Mucho, un estudio de diseño independiente con vocación global. Con socios de distintas nacionalidades y oficinas en diversos países, están especializados en no especializarse, en constante búsqueda de nuevos retos. Pablo nos explica que el diseño está en todas partes, aunque no nos demos cuenta. Intuimos su pasión por el trabajo; está presente en todas las etapas del proceso creativo, sacando virtud de las dificultades, extrayendo lo mejor de cada cliente.         ¿A qué se dedica Estudio MUCHO? ¿Cuales son sus áreas de actividad? Mucho se dedica a cualquier cosa relacionada con diseño gráfico, aunque

Alba Yáñez se esconde, junto a su marido Khaled Abbas y a su mejor amigo Juaniyo Navaza, tras la plataforma y agencia de comunicación gastronómica Plateselector. Amante de la cocina, con un gusto estético impecable y madre de un hijo, Alba, con un perfil plurifacético, acaba de llegar de un viaje familiar a Perú, donde han podido disfrutar e impregnarse de una cocina y cultura más que inspiradora.         Alba, cuéntanos ¿a qué te dedicas y en qué consiste tu trabajo? Soy socia y editora jefa de Plateselector, mi trabajo consiste desde gestionar cuentas de clientes, llevar la dirección de arte de los

Carolina Cerutti se esconde tras Art Dealer, una marca de moda femenina cuyas prendas se encuentran a medio camino entre lo vintage y lo moderno. Diseñado y producido en Italia, Art Dealer presenta una colección hecha con telas de máxima calidad. Inspirándose en el pasado, ofrece un producto clásico renovado.         Carolina, cuéntanos: ¿qué te trajo a Barcelona? Me trasladé de Milán a Barcelona por amor. Estuve viviendo 5 años en Italia y a finales del año 2015 llegué a Barcelona, donde nació la idea de crear un proyecto y así es como nació Art dealer.         ¿Cómo fueron tus inicios en la moda vintage? En realidad siempre me

Julia Kwok hace cerámica bajo el nombre de Hoji. Empezó hace tres años en su taller en Poblenou, el que se ha convertido en su segunda casa. Sus piezas, todas hechas a mano, responden a líneas simples, naturales y de colores pastel. Julia prioriza la estética, el buen diseño y la utilidad en todo lo que crea.         ¿Desde cuando haces cerámica? ¿Qué fue lo que te hizo empezar? Empecé con la cerámica hace unos 3 años como hobby. Siempre me ha gustado trabajar con las manos, y la arcilla me encanta como material. Poco a poco le fui dedicando más tiempo, y ahora

Elisabet Vallecillo, junto a Javier Blanco, son Colmillo de Morsa, una marca de moda que nace de la unión entre tradición y modernidad. Se inspiran en elementos primarios y hacen uso de tejidos naturales a la hora de confeccionar las prendas. Colmillo de Morsa defiende una producción local y sostenible, hecho todo a mano.         Cuéntanos, ¿cómo surge Colmillo de Morsa? Colmillo de Morsa es un proyecto muy personal, que surgió en el año 2010 como vehículo en el que canalizar nuestra expresión creativa. En un momento convulso y recién licenciados, el mercado laboral no nos ofrecía muchas oportunidades, y lo que en su día

Laura Brichs compagina su profesión de arquitectura con la dedicación al diseño de joyas. Vinculada desde siempre al mundo del arte, Brichs encuentra un lenguaje propio realizando joyas a mano. En oro y plata, crea piezas de sincera elegancia desde su taller en el barrio de Gracia de Barcelona.         Laura, ¿cómo surgió tu dedicación por las joyas? Surgió de manera progresiva y natural. Soy arquitecta de profesión y siempre he estado vinculada al mundo del arte. Empecé a estudiar técnica de joyería cuando estaba terminando la carrera de arquitectura y todo fue fluyendo. Sigo compaginando las dos profesiones y siento que una vive